Seguridad

Explota mina de gas en un domicilio de la Zona Centro

Siendo las 00:55 horas el Centro de Despacho “C4” reportó a la Estación central un incendió de casa-habitación en la Avenida Hidalgo y Calle Eufrasio Santana, por lo que respondieron de inmediato la unidad ligera 0-19, la máquina B-59 y la cisterna T-16.

Arribando al lugar se percatan de inmediato que lo que había ocurrido era una explosión y que no había incendio. Se revisó el lugar y no se encontró a ningún ocupante en el interior, mientras que testigos en la vía pública manifestaban que dos personas lesionadas habían salido corriendo del lugar para introducirse al Hospital Santa Catalina.

Por lo que continuaron evaluando la estructura, repentinamente se presentó una mujer adulta mayor en “bata de hospital” que a simple vista tenía quemaduras de 2do grado en el lado izquierdo de su cara y cuello, además de cabello “chamuscado”. Con pocas palabras, ella misma les hizo saber que habían tenido problemas con un calefactor que funciona con una mina de gas LP (de 10 kilos en capacidad), saliendo y dirigiéndose nuevamente al hospital.

Más tarde llegó el Sr. ARMANDO N (de 65 años de edad), presentándose como el propietario e informando a los elementos que la estructura estaba siendo rentada en diferentes secciones a diferentes personas. Se solicitó a central de radio la presencia del Inspector de Bomberos en turno debido a la muy probable judicialización del caso, presentándose en minutos con la unidad #0-25, quien comenzó con la documentación para una eventual queja.

El inspector y el capitán en turno se dirigieron al hospital mencionado para entrevistar al médico de guardia, quien atentamente les informó que muy poco después de haberse escuchado el estruendo, se presentaron dos personas, una mujer adulta mayor (RITA N, de 65 años de edad) y una adolescente de aproximadamente 16 años. Comentó que a la menor se le pudieron observar lesiones térmicas de 1er Grado en el lado derecho de su cara, de 2do. Grado en las extremidades inferiores, una lesión sangrante en la rodilla derecha y otra de bordes nítidos en la palma de la mano del mismo lado, producida muy probablemente con algún trozo de vidrio de los múltiples que se proyectaron al exterior en todos los sentidos.

Cabe señalar que el médico manifestó que cuando le preguntó que fue lo que le había sucedido, le contestó que no podía prender el “calentón”, por lo que le habló a su abuela para que le ayudara, y que al llegar la señora y comenzar a manipular la mina ocurrió la explosión del gas, dañándoles al instante.

Poco después llegó al lugar una ambulancia que había llegado a la escena se posicionó de reversa en la clínica, para trasladarles a otro hospital de la ciudad para su diagnóstico y manejo resolutivo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: